Etiquetas

,

Screenshot 2016-08-30 16.14.23El Gobierno de Puerto Rico en la segunda mitad de la década de los ’60 apostó al establecimiento de petroquímicas como nuevo motor de la nueva economía de la Isla. El gigantesco complejo del Commonwealth Oil Refining Company (CORCO) en Peñuelas incluyó una refinería de petróleo con capacidad de 161,000 barriles diarios, y ocho plantas petroquímicas. La refinería producía gasolina, queroseno, combustible para aviones a reacción, aceite diesel, aceites combustibles, propano, butano y otros productos del petróleo.

Luego de 20 años, esta y otras refienerías cerraron, dejando una estela de contaminación, y desaciego en las comunidades que fueron establecidas. Para los que nos criamos en la década de los 70 en Ponce y vimos el auge y decadencia de esta industria, queda muy fresca en nuestra memoria el proceso de cierre de la CORCO. Las iglesias llenas en Ponce, familias en crisis económicas y hasta acciones dramáticas que tomaron ex-empleados al no poder soportar el giro que había tomado sus vidas gracias a los altos salarios.

En esta publicación la compañía CORCO presenta y defiende su gestión para proteger el ambiente que había sido cuestionada por diversos grupos. Ver enlace.

Anuncios