Etiquetas

, , , ,

villasinmiedo_01“A las 11:15 de la mañana, agentes de la Policía derribaron la bandera de Puerto Rico de la loma central de la Villa (Sin Miedo) e izaron en su lugar la bandera de la Fuerza de Choque para proclamar su victoria en el desalojo tras poco más de una hora de escaramusas”.

Esta es la descripción que hace la periodista Wilda Rodríguez en la edición de El Nuevo Día del 19 de mayo de 1982. Los sucesos ocurrieron el día antes en los terrenos de la Finca La Dolores de Río Grandes pero conocida por todos como Villa Sin Miedo donde a partir de noviembre de 1980 cientos de familias invadieron para establecer sus casa sin autorización del Gobierno.

Sigue  la periodista en su artículo, “El contigente (de policías) ingresó por la parte posterior de la Villa arrastró a macanzos, golpes y empujones y gases lacrimójenos a una carvana de niños, adultos y envejecientes que ya era aguardado por el contigente que a su vez ingresaba por el frente del lugar que da a la carretera número 3”.

“Más de una docena de casuchas de madera ardía ya cuando sólo quedaban dentro del lugar policías, bomberos y periodistas.  Pero la Prensa pudo observar como grupos pequeños de dos o tres policías entraban a las casas, salían y de inmediato éstas se añadían al grupo de casuchas en llamas”.

villasinmiedo_05El resultado de este triste día para nuestro país fue la muerte de un policía, decenas de otros policías, niños y  mujeres afectadas por los golpes,  gases y peor que todo, el daño emocional que arropó a toda persona que observó por televisión tanta violencia desproporcionada.

En los pasados días, los acontecimientos que ocurren en la comunidad Villa del Sol de Toa Baja inevitablemente me trajeron el recuerdo de Villa Sin Miedo, un recuerdo de 27 atrás cuando yo apenas cumplía 14 años de edad y que por alguna razón desde ese entonces decidí conservar estos recortes periodísticos.

Lo que me sorprende que hoy muchas personas desconocen o no se acuerdan de este suceso ocurrido en el año 1982. Otros simplemente es que son muy jóvenes, más cuando  los libros de historia de nuestro sistema educativo han omitido este lamentable capítulo. Así pues he puesto ante ustedes esos recortes (con el solo oprimir las imágenes) de este brutal desalojo de una comunidad de “invasores” para unos, “rescatadores”  de terrenos para otros. Pero como se quiera llamar eran seres humanos  de carne y hueso e hijos de esta tierra llamada Puerto Rico.

Anuncios